Sólo una cosa, por Gary Keller