¿Existe un candidato presidencial ideal?